La fauna silvestre americana esta en franco declive, una de las causas radica en el desconocimiento que tenemos de su valor, casi nada conocemos de su costumbres, de su biología reproductiva y del papel que juegan en los ecosistemas. Por ello poco o casi nada le interesa a la mayoría de los ciudadanos la situación en que se encuentran, causa de ello podría estar en el hecho de que desde pequeños no nos enseñaron a conocerla, más conocemos de la fauna africana que de la nuestra, elefantes, jirafas, leones, tigres, hipopótamos, cebras, lobos, gorilas, etc., han sido los personajes de los cuentos que nos contaron desde niños y lo siguen siendo aun en la actualidad de nuestros niños.

Nuestros osos hormigueros, vicuñas, llamas, armadillos, iguanas, boas, sachavacas y otros animales autóctonos de nuestra fauna no son personajes o actores de cuentos y fabulas, por ello los miramos con desdén y así silenciosamente van entrando a la curva inexorable de la extinción, siendo muy escasos los esfuerzos por su conservación.

Siendo este, el Año Internacional de la Diversidad Biológica, nuestro aporte como escritores es empezar a convertirlos en personajes principales de cuentos, fábulas y poemas y así empiecen nuestros niños y niñas a mirarlos con otros ojos y en el futuro inmediato se emprendan acciones para su conservación.

Les presento esta fabula, forma parte de un folleto que denomine "Fabulas Tumbesinas" y distribuí hace algunos años entre profesores de mi región, espero sea de su agrado y por sus aportes y comentarios les estaré por siempre agradecido.

 

EL OSO HORMIGUERO Y EL ZORRO

 

Paseando por los bosques, un día el Zorro se encontró con un Oso Hormiguero, a quien saludó burlonamente:

-¡Hola compadre, vaya que hocico tan ridículo tienes y que boca tan pequeñita!, supongo que con ella no podrás disfrutar del sabor de las frutas y de la carne como lo hago yo!. ¡Y esas garras tan grandes y para atrás, de qué te pueden servir, ja, ja, ja!. A mí en cambio la naturaleza me ha premiado, tengo un cuerpo esbelto y soy muy astuto.

            El Oso Hormiguero no le hizo caso y siguió su camino tranquilamente.

Pasó el tiempo y se presentó una gran sequía, las frutas se hicieron muy escasas, tampoco había animales pequeños que pudieran servir de alimento al Zorro, quien flaco y desfalleciente caminaba por el campo cuando nuevamente se encontró con el Oso Hormiguero el mismo que se encontraba gordo y lleno de vida. Sorprendido el Zorro lo saludó y preguntó.

¡Dime compadre como haces para lucir tan bien!.

El Oso Hormiguero le contestó: -Estas garras que tu dices inservibles me sirven para romper el muro de las termitas y dentro de esta trompa que a ti te parece ridícula, tengo una lengua tan larga que me permite llegar a la profundidad de los nidos y comer los sabrosos y nutritivos comejenes, ellos nunca faltan pues como tu debes saber se alimentan de madera seca.

El Zorro quedó mudo de la explicación, el Oso Hormiguero continuó su camino tranquilamente.

 Moraleja: No hay que vanagloriarse de nuestras virtudes y burlase del aspecto de los demás

 Las ilustraciones han sido extraídas de:

http://neckandneck.files.wordpress.com/2008/11/madagascar2cine-300a.jpg

http://animalesmascotas.com/wp-content/uploads/2009/11/LosEcharemosDeMenos_thumb.jpg

http://www.educima.com/zorro-t8916.jpg

http://www.educima.com/oso-hormiguero-t13712.jpg

Esta permitida su reproducción por cualquier medio, siempre y cuando sea con fines educativos y se mencione a este su servidor como autor. Se han utilizado imagenes en blanco y negro en la ilustración con la finalidad de que se puedan colorear.